“No juzgues y, no serás juzgado…”

Manuel Fernando López

Lapidaria y certera como pocas, la milenaria frase de nuestro señor Jesucristo, misma que desgraciadamente cada hora, cada día, cada ocasión es violentada por la raza humana y, más en el gremio periodístico, donde sin más, muchos reporteros, sobre todo “sesudos” analistas políticos, hacen de ésta en aras de protagonismos, su bandera, escudándose en el libertinaje —más no de la libre expresión—para denostar a medio mundo y, convertirse en “faros” de la opinión pública.
Viene a cuento lo anterior, por el linchamiento –hasta eso, de unos cuantos—en contra del alcalde de Nogales, Jesús Pujol Irastorza por la desaparición de su directora de desarrollo urbano, Cecilia Yépiz y, por lo cual desgraciadamente los eternos buitres de la política, han pretendido convertir en botín político, ante el temor de que el alcalde vuelva a reelegirse.
Tan es lo anterior, que fiel a su estilo frívolo e insensible, el otrora influyente Imparcial, afirmó que el alcalde en mención, fue requerido por la Fiscalía General del Estado para declarar en torno al lastimoso asunto de la funcionaria municipal.
Miente, al igual que muchos: Jesús Irastorza, acudió motu proprio para declarar en torno al lamentable incidente; jamás fue requerido y, además lo hizo con discreción, sin luces; fiel a su estilo y, más por el respeto al inmenso dolor de la familia.
“No tenemos nada que esconder y, queremos que Cecilia Yépiz regrese sana y salva…” fue el comentario del alcalde ante los reporteros.
Ante preguntas insidiosas, siempre dejó en claro su voluntad de cooperar con todo en la investigación y, más aún, el respeto para la fiscalía con sus tiempos y formas en esta averiguación.

“Ellos – los de la fiscalía— tienen sus tiempos “, precisó el alcalde de Nogales.

¡Alea jacta est!.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.