Ayer falleció Doña Mery.

Por Alfonso Durazo Montaño

Mi madre fue una mujer de lucha, de avanzada, muy de avanzada para su tiempo. Estuvo invariablemente preocupada por la formación escolar y académico-profesional de todos sus hijos.
Doña Mery tuvo seis hombres y seis mujeres y a todos nos sacó adelante profesionalmente con el generoso respaldo económico (hasta donde pudo) de Don Conrado, mi padre.
Para la economía de un hombre de pueblo ayudar a sacar adelante a todos sus hijos, está cabrón.
En mí caso le alcanzó para ayudarme hasta la preparatoria.
Sólo un hombre muy trabajador y en verdad muy generoso como él, fue capaz de ese esfuerzo.
Ayer dejó a Don Conrado su compañera de vida.
Fueron 70 y tantos años de casados.
Lamentablemente, la pandemia de COVID-19 se cobró la vida de mi madre.
Me queda la esperanza de que su alma y su recuerdo me acompañarán por siempre.
Mi padre, con 99 años a cuestas y también en este momento con COVID, está sobrellevando las cosas a duras penas. Pero ahí va.
Para mí estos son días de mucha impotencia.

Dejo todo en las manos de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.