Corredor Fiscal de Nogales la eterna concesión.

Por: Julio Sánchez Pasos y Carlos Armando Briones Armenta


La era neoliberal, Los Abed y el poder


Contiene video-entrevistas. El Corredor Fiscal de Nogales es uno de los principales puertos de comercio aduaneros del país, representa miles de millones de pesos en mercancías. Empresas agrícolas, maquiladoras, transportistas, así como personas físicas de México y Estados Unidos tienen obligatoriamente que pagar sus impuestos, además del peaje para poder cruzar.
Mesa de Análisis ciudadano hizo eco en los cientos de quejas y reclamos de los usuarios en contra del corredor fiscal por las pésimas condiciones en que opera, e investigamos al respecto. Según afirman ciudadanos y empresarios, quienes aseguran que las cuotas por peaje no se ven reflejadas en la modernización del puerto fronterizo, de manera que les permita cruzar de forma rápida y expedita, en comparación con su contraparte en Nogales, Arizona.
Dada la importancia del puerto de Nogales, el gobierno de Estados Unidos invirtió inicialmente más de 184 millones de dólares en infraestructura y modernización, con recursos públicos recaudados por el pago de impuestos de sus ciudadanos; contrariamente, del lado mexicano de la frontera se tomó la decisión de concesionarla con la promesa de modernizarla. Paradójicamente, el aumento de las cuotas de peaje sin justificación o regulación son constantes, lo que ha provocado que transportistas realicen bloqueos, resultando en pérdidas multimillonarias que golpean a la economía regional, lo cual se convierte en una problemática que perjudica a los dos países.

¿Cuál es el motivo de la falta de inversión plasmada y contemplada en el contrato de concesión por parte del concesionario durante 30 años aproximadamente? ¿Por qué el gobierno federal resuelve los problemas de infraestructura del corredor fiscal apoyándose en los empresarios y no con el concesionario? Según el contrato, el concesionario es el principal responsable legal de realizar el mantenimiento. Entonces ¿Por qué Vías Concesionadas del Norte S.A. de C.V. y su presidente Miguel Abed Schekaiban están tan distantes y no tienen comunicación ante los reclamos y necesidades de los usuarios?

Serían algunas de las preguntas que muchos empresarios de ambas naciones piden a gritos les aclaren; pero sobre todo, les resuelvan.

Es importante señalar que actualmente el propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha puesto “lupa” sobre el tema y ha expresado su interés sobre cómo se administran los puertos del país, después de las irregularidades en el puerto fiscal de Colima, y antes, con el robo de gasolina (huachicol) en Pemex.
El mandatario resaltó: “Vamos a limpiar los puertos y las aduanas en el país”, responsabilidad que delegó al Ejército Mexicano, aunque hubo sectores que no estuvieron de acuerdo con la medida.
El Congreso de la Unión no ha sido la excepción y también se ha pronunciado al respecto, en voz del legislador federal por Morena, Javier Lamarque, quien expresó: “Desde el Poder Legislativo trabajamos en varias iniciativas y acuerdos para eliminar las casetas de cobro en la Cuatro Carriles, así como de las concesiones eternas que por más de 30 años fueron a otorgadas a un selecto grupo de poderosos empresarios”. Como la que le fue otorgada a Miguel Abed con el recinto fiscal de Nogales.
Concesiones a modo.

Son 12.14 km de espacio en el norte de México los que pudieran ser el botón de muestra de lo que representó para los sexenios pasados una de las muchas ventajas de haber sustentado el poder. Fue casualmente durante el inicio de las administraciones neoliberales, a principios de los 80’s, que recrudeció en el país, en el mandato del presidente Salinas, y en el estado de Sonora, en la gestión del entonces gobernador Manlio Fabio Beltrones, cuando al amparo de éste se aterrizaron muchos de esos planes que significaron al menos en 155 empresas de participación estatal mayoritaria, sospechosamente rematadas a “empresarios” amigos, socios y empleados del régimen.
Varias modificaciones a la Constitución fueron necesarias para dar el marco legal y acomodar los intereses de las desincorporaciones de empresas estatales y poder realizar los negocios multimillonarios “lícitos”, algunos programados para el futuro, y muchos otros llevados a cabo en ese tiempo.
Organismos estratégicos como Petróleos Mexicanos (Pemex), Fertimex, Calmex, Anagsa, Dina, Imevisión, entre otros, sufrirían, primero el embate del descuido gubernamental, como una muy bien planeada desacreditación de imagen para pretextar la venta a precios ridículos a empresarios, que culminaría con la declaración de quiebra; y después, la privatización de todo lo que se pudiera: la industria azucarera, la siderúrgica, la minería, la banca (toda), por mencionar algunas.
El sector comunicaciones no podía quedar al margen, como parte de esto se planeó la privatización de empresas gubernamentales con un alto potencial económico. Los inversionistas le tenían el ojo echado a compañías estatales como aeropuertos y servicios auxiliares, Ferromex, Telmex, entre muchas otras, que con una buena estrategia de dejarlos al olvido y una buena campaña de desprestigio favorecería ante la opinión pública la decisión de venta por parte del gobierno neoliberal Salinista-zedillista-foxista-calderonista-peñista, venta que por cierto resultó por debajo de su valor real estimado, pues representó para las arcas nacionales solamente 755 millones de dólares de compañías consolidadas, malvendidas y que además significaban un capital contable de al menos 6 mil millones de dólares; es decir, se malvendieron al 12.58% de su valor real.
En este contexto, las carreteras de la república no pasarían inadvertidas por los planes privatizadores, y se gestaron iniciativas de reforma constitucional con la finalidad de poner a disposición de “inversionistas privados” los bienes del estado, por lo que se plantearon maniobras legales para hacerlo.
Las reformas constitucionales a la educación, la reforma agraria, la reforma político electoral, la reforma educativa, la reforma en telecomunicaciones y radiodifusión, la reforma energética, la reforma fiscal, la reforma laboral, entre otras que se “consensaron” como traje a la medida, por medio de moches y sobre todo prebendas con políticos “opositores” del régimen en los últimos seis sexenios; así pues, dichas transformaciones se legislaron entre multimillonarios cabildeos y bolsas de Louis Vuitton repletas de dinero, se votaron por parte de la “oposición”, incluso los que históricamente estaban en contra y se impusieron.
De estos nuevos grupos “empresariales” surgieron entonces asociaciones por demás extrañas, personajes que su única experiencia empresarial había sido el servir de empleados a connotados políticos transexenales, que al amparo de las conexiones políticas lograron multimillonarios contratos con los gobiernos federales y estatales.

Los hermanos Abed Schekaiban empresarios transexenales.
Unas de las sociedades beneficiadas con dichos acuerdos fueron las constituidas por los hermanos Abed Schekaiban: Miguel José y Alberto, quienes pasaron de ser los pilotos favoritos de personajes de la vida pública partidista a encumbrados empresarios carreteros y de la industria de la aviación; los cuales por cierto, fueron acusados por agencias del orden en los Estados Unidos de nexos con narco políticos, como lo consigna una investigación del Departamento del Tesoro y el Servicios de Aduana de Estados Unidos USCS (por sus siglas en inglés), llevada a cabo por los agentes Andy Alcalá y Ted Grove, según la página de www.narconews.com https://www.narconews.com/Issue13/tigredocs.html consignado en el caso No 12.} NO07AR88IH0002 de la “Operación Tigre”, donde aseguran que los hermanos Abed fungieron como prestanombres de Amado Carrillo y de los Hank Rhon. Fue en esta época que sus lazos con algunos personajes de la política mexicana les facilitó ser también prestanombres en florecientes empresas de dudosa reputación, como la compañía Taesa y la favorita del PRI: FlyMex
Fue en Taesa donde “compartían” decisiones ejecutivas con los Hank Rhon, según reporta también una publicación de ese entonces del portal de Frontline y su corresponsal Lowell Bergman para www.pbs.org, en un extenso reportaje del año 2000, en el que según Bergman los Hank asentados en Tijuana operaban con lazos muy cercanos a la mafia siciliana estadounidense, y buscaban en este esquema ampliar sus oportunidades de lavado de dinero con los hermanos Abed.
Siendo pilotos en los vuelos de los Hank Rhon, a finales de los ochentas, lograron establecer una relación estrecha con algunos otros encumbrados políticos del PRI y el grupo Atlacomulco, lo que les permitió lograr ganarse la confianza y servir como prestanombres en empresas de obra pública, pero sobre todo en la desaparecida Taesa, donde reportes de la USCS afirmaban que “los Abed fueron empleados por muchos años como pilotos privados de la familia Hank y como pilotos de Miguel Ángel Félix Gallardo”. Las fuentes informaron que “los Abed no podían comprar una aerolínea de ese tamaño y que fueron solo prestanombres de Carlos Hank Rhon, quien verdaderamente controlaba la compañía”.
Los manejos de los Abed en Taesa culminaron después del accidente del vuelo 725, donde murieron 18 personas, incluida la tripulación, según reporta el sitio enelaire.mx en http://enelaire.mx/taesa-725-el-accidente-que-nunca-olvidaremos/, artículo publicado en abril de 2017.
En este contexto, los hermanos Abed Sheikeban obtuvieron casualmente participación en contratos oficiales en los tres niveles de gobierno, que les significó ganancias multimillonarias con sus socios priistas, como sus incursiones en convocatorias de prestadores de servicios diversos para proyectos de obra pública, que se sucedieron con mucha frecuencia, cuando menos en los últimos cuatro sexenios. Tan solo en diez transacciones celebradas en contratos federales entre el año de 2012 al 2014, con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el Gobierno del estado de Veracruz lograron ingresos superiores a los 471 mil millones de pesos, en pujas por realizar obras gubernamentales y adjudicaciones directas en una red de complicidades bien estructurada donde se incluían catedráticos, burócratas, pero principalmente personalidades del mundo político, todo en una bien aceitada maquinaria para ganar licitaciones.
Por otra parte, y aún en los sexenios donde el PRI no fue gobierno, sus relaciones empresariales rindieron frutos económicos excesivos y en el 2005, por ejemplo, los contratos con administraciones del PRI y del PAN les significo más de 51 millones de pesos.
Otro reporte financiero señala que del 2005 al 2009 el PRI adeudaba a Flymex más de 108 millones de pesos por cinco años de servicio, mientras que convenios celebrados con Pemex y el IMSS, por ejemplo, en los gobiernos de Ernesto Zedillo (PRI) y Vicente Fox (PAN) lograron también acuerdos millonarios.
Fue a mediados del sexenio de Enrique Peña Nieto donde casualmente personajes como el exgobernador Manlio Fabio Beltrones, con quien se rumora lo unen lazos empresariales, que los Abed resultaron económicamente beneficiados de los negocios con el Revolucionario Institucional, según un artículo periodístico publicado en agosto de 2017 por La Silla Rota https://lasillarota.com/flymex-la-consentida-para-volar-en-el-pri-pri-flymex/171445 donde se ventila la relación de los Abed (Flymex) con el exmandatario de Sonora, pero también con el entonces líder del PRI Peñanietista, Enrique Ochoa Reza y el grupo Atlacomulco, que por cierto les reportó una entrada de más de 51 millones de pesos por servicios ofrecidos entre el 2015 y el 2016.
También en los gobiernos de Veracruz, encabezados por los priista Miguel Alemán Velazco, Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte de Ochoa y del panista Miguel Ángel Yunes Linares, donde en un bien estudiado esquema de simulación ganaron contratos millonarios para la empresa Vías Concesionadas del Norte; gracias a esto es que pudieron afianzar participaciones en negocios y acuerdos gubernamentales, fuera de su experiencia laboral, no solamente en el estado de Veracruz, sino en diversas entidades federativas como en Tlaxcala, Querétaro, Puebla, entre otras, donde incursionarían en concursos para desarrollar la construcción y administración de carreteras de cuota.
Es en los 90’s, en el estado de Sonora y durante el mandato del exgobernador Manlio Fabio Beltrones y su sucesor Armando López Nogales, que extrañamente obtuvieron alianzas estratégicas para incursionar en el ramo carretero, es aquí donde se cristalizan sus inicios en el ambicioso proyecto carretero del Libramiento Nogales, bajo el pretexto del Recinto Fiscal en Nogales.

En un proyecto presentado a la Cámara de Diputados argumentaban buscar operar para dar facilidades en el flujo vehicular, que en ese entonces se tenía planeado para el libramiento en Nogales, el cual incluía la construcción, operación, mantenimiento y explotación de la carretera de cuota de 12.14 km, al poniente de la ciudad de Nogales. Esta concesión inicial de 20 años, que cumpliría su fin en 2018, fue renovada sospechosamente por diez años más al término de la gestión presidencial de Enrique Peña Nieto.

Corredor Fiscal -Garita Mariposa, proyectos disparejos.

Mientras que las autoridades federales y locales encargadas del corredor fronterizo Mariposa, en el lado estadounidense, invirtieron para la modernización de la garita comercial inicialmente más de 184 millones de dólares, según un reporte en internet: https://www.gsa.gov/cdnstatic/Nogales-Mariposa_Fact_Sheet_June_2013.pdf, lo que redundó en la construcción de una de las instalaciones aduanales más eficientes en el mundo, con capacidad de atención a los más 349 mil cruces comerciales, 3.3 millones de vehículos personales y más de 10.3 millones de personas que cruzaron solo en 2019, también se informó sobre las cifras para la construcción por parte del Arizona Department of Transportation, de más de 234 millones de dólares extras, solo para construcción de los puentes elevados que interconectarán el camino a Mariposa y la interestatal 19, facilitando el flujo vehicular y comercial entre los dos países.

Por su parte el corredor fiscal del lado mexicano se estimaba estaría a la par del tramo carretero  de Mariposa en Nogales Arizona —pues ambas fueron proyectados como un cruce fronterizo comercial, vehicular y de personas que fuera moderno, eficiente y acorde a las necesidades de los usuarios, no fue así, del lado mexicano el tramo de 12.14 km del libramiento de la carretera de peaje y que inicialmente fueron concebidas para evitar el contrabando y controlar el paso de tráfico ilegal en ambos sentidos, sin embargo, la infraestructura del libramiento iba en un constante desgaste y olvido al presentar serias deficiencias de mantenimiento, cinta asfáltica con baches y desgaste propio del uso y paso del tiempo, sin áreas de descanso adecuadas, sin acotamientos, sin áreas de sanitarios, y con el peligro constante que representa, sobre todo en épocas de lluvia, porque los cerros y sus laderas ocupan la mitad de la carretera con los deslaves careciendo de los servicios más elementales, además, las condiciones de mallas y cercos perimetrales que evitarían las fugas aduanales se convirtieron en simples adornos carreteros, pues existen hasta el día de la elaboración de este trabajo periodístico,  tramos enteros de cercos y mallas para evitar la fuga fiscal, cámaras de vigilancia a lo largo de la carretera desconectadas, vandalizadas y dejadas al olvido, rondines irregulares o nulos de vigilancia a lo largo del tramo carretero para evitar el contrabando en dos sola palabras: instalaciones descuidadas.

Este descuido; para algunos voluntario; significa para el estado la pérdida de multimillonarias entradas a través de impuestos fiscales y aduanales, muchos de estos ingresos pasaron a manos del crimen organizado en la frontera por la facilidad obtenida para el paso de mercancía de todo tipo: armamento, dinero y contrabando comercial, gran parte de los ingresos del flujo aduanal, que debería ser controlado por el recinto fiscal se pierde y es absorbido por las bandas delincuenciales que dominan la frontera, con la complacencia por omisión o colaboración de las autoridades, en una bien practicada confabulación entre las partes.

Las mismas instalaciones aduanales, que son parte del contrato con la concesionaria, hoy presentan serio desgaste por falta de mantenimiento en su estructura pues se encuentran descuidadas, sin iluminación, despintadas, despostilladas, sucias y con crecimiento de maleza, muy por debajo de las expectativas con las que fueron concebidas, donde además conviven elementos del personal de aduanas y el ejército mexicano en condiciones precarias y a merced de los riesgos que implica su labor, en riesgo constante por los intereses del crimen organizado. Hay también riesgo inminente para los usuarios, pues existen a solo unos pasos de las oficinas del concesionario serios daños a la infraestructura carretera que representa un peligro latente, pues con las deficiencias y descuidos obvios y el poco interés en el mantenimiento de las instalaciones se han formado enormes socavones que han desgastado el tramo carretero, un par de ellos presentan daños de varios metros en la estructura carretera. Es increíble como ante el descuido intencional en detrimento de los intereses del país y quien transita por el recinto fiscal la compañía Vías Concesionadas del Norte, dirigidas por Miguel José “El Capitán” Abed, haya logrado una ampliación sospechosa del contrato de uso y explotación de la concesión carretera, por un término extendido de 30 años, es decir 10 años adicionales del contrato original.

Se estima —según un documento del Senado emitido por el Congreso de la Unión, en la CDMX del 10 de junio de 2008— que los ingresos generados por el pago de peaje anualmente serían de  alrededor de 22 mil millones de pesos, cálculo correspondiente al inicio de la concesión en 1998, rubricada en ese entonces por, Armando López Nogales; sucesor del exgobernador Manlio Fabio Beltrones; Carlos Ruiz Sacristán, Secretario de Comunicaciones y Transportes, y  Miguel Ángel Murillo Aispuro, Secretario de Gobierno de López Nogales. La proyección no suponía “el ajuste” por inflación y alza de los precios en comparación con el proyecto original, así como tampoco el incremento del flujo comercial y vehicular de millones de ciudadanos que utilizan con más frecuencia esta rúa para facilitar su ingreso de México a Estados Unidos y viceversa. Aquí el texto íntegro en https://www.senado.gob.mx/64/gaceta_comision_permanente/documento/16609.

Fue así como el libramiento carretero Nogales y su administración muy pronto resultaron en cajas de recaudación y gastos que convirtieron a sus asociados en los nuevos millonarios del país y que; sin otra experiencia más que la de conocer a los políticos de la época; se vieron favorecidos con concesiones ventajosas hechas en lo oscurito. La visible falta de experiencia en el ramo fue lo de menos, cuando lo más importante era el concesionar al mayor término de años, con cláusulas de obligaciones en el papel que fueron pocas veces observadas, que al mismo tiempo resultaban dudosas y ventajosas para el concesionario.

El libramiento carretero de Nogales se ha convertido, a costillas de los ciudadanos, en un proyecto caro y peligroso, pero al mismo tiempo ha quedado evidenciado como un verdadero simulacro de modernidad al amparo del “esbirrato”, considerado además por los usuarios como un asalto al ciudadano que pase por ahí, ineficientes, peligrosas, caras y manejadas por grupos “empresariales” en contubernio con políticos sin escrúpulos al igual que gran cantidad de rúas de paga existentes en el resto del país. Ejemplo de esto lo constituyen las carreteras Arco Norte, que cuesta 2 pesos por kilómetro (km); Guadalajara-Jolistotlán, 2 pesos con 20 centavos por km; Guadalajara-Tepic, 2 pesos con 42 centavos por km; Durango-Mazatlán, que por cierto tiene el puente más moderno de México (el Puente Independencia), que cuesta 2 pesos con 57 centavos por km; la autopista Marquesa-CDMX, con un  costo de 3 pesos con 90 centavos por km; la carretera más cara del país es el Macro Túnel de Acapulco, a un costo de 8 pesos con 50 centavos por kilómetro, mientras que el libramiento Nogales, con 4 pesos con 62 centavos por kilómetro recorrido, el segundo más caro del país y que representaba para sus administradores una entrada bruta de 2,500 millones de pesos anuales al momento del arranque de sus funciones en 1992.

Ante este escenario surgen las interrogantes: ¿Quién o qué dependencias deben administrar el Corredor Fiscal de Nogales? o ¿debe continuar concesionado?

 EL PRESIDENTE MUNICIPAL DE NOGALES JESÚS PUJOL GESTIONA PARA QUE RECINTO FISCAL SEA PATRIMONIO DE LA CIUDAD:

Quien primeramente alzó la mano y mostró interés de que el Corredor Fiscal de Nogales sea patrimonio de la ciudad fronteriza es el Presidente Municipal de Nogales, Jesús Pujol Irastorza. A poco tiempo de iniciar su gestión sostuvo conversaciones y pláticas sobre el tema con legisladores del Congreso de la Unión y el propio presidente de la república, con el firme objetivo de que Nogales sea quien administre el corredor fiscal.

“En la Cámara de Diputados ya lo hemos comentado, también con algunos senadores, ahora que vimos al presidente le volvimos a comentar para que Nogales administre este Recinto Fiscal, dentro de poco vendrá nuevamente el presidente a inaugurar el represo, las unidades deportivas, el Hospital de la Mujer, la preparatoria municipal y la fábrica de artes y oficios y le vamos a seguir insistiendo, porque sabemos que tenemos un presidente que sabe escuchar  las necesidades de la gente, por eso aterrizamos dichas obras”, apuntó el edil.

El interés de que sea el municipio quien lo administre, según el alcalde nogalense es para no depender de la federación, siempre y cuando el manejo de los recursos sea transparente y donde participen todos los ciudadanos y usuarios del corredor fiscal.

“Para nosotros el tema del recinto fiscal es un tema muy, muy importante. Imagínense que no seamos una carga fiscal para el gobierno federal del presupuesto anual, que no nos mandara ni un cinco, y que le digamos nosotros podemos solitos, pero déjenos el recinto fiscal. Y para darle transparencia sobre dónde prioritariamente debemos canalizar los recursos del recinto, podemos conformar un patronato que esté integrado por empresarios agrícolas, de la industria maquiladora, de los representantes de las cámaras de comercio, restauranteros, hoteleros y ciudadanos con calidad moral reconocida, quienes junto con  el gobierno municipal decidamos y vigilemos dónde se deben canalizar prioritariamente los recursos, y al mismo tiempo mejorar la infraestructura y modernización del recinto fiscal para estar a la altura del comercio aduanal del vecino país, que pasa todos los días por allí, que es una de las principales demandas de los usuarios que por años vienen exigiendo”, externó.

Y como una muestra de que pueden con la administración aduanal del corredor fiscal, el munícipe puso al Parque Industrial de Nogales y los Parquímetros como ejemplo, los cuales fueron concesionados por años en administraciones panistas y priistas pasadas al sector privado o particular, con pobres resultados en el mejoramiento de la ciudad. En contraparte, ahora que recuperaron las concesiones como patrimonio del municipio, hay mucho mejor recaudación, misma que les permite invertir en más obras y servicios para la ciudad que antes no se tenía la certeza donde paraban dichos recursos:

«Nogales cuenta con el parque industrial, el cual estaba concesionado, así como actualmente se encuentra el recinto fiscal; una vez que entró la administración nuestra se venció la concesión del parque industrial y la de los parquímetros, un tema muy similar al recinto fiscal de Nogales, el cual, dentro de muy poco también se va a vencer la concesión. Analizamos la situación del parque industrial y los parquímetros, porque mucha gente decía ‘conviene conservarlos concesionados, porque un gobierno no tiene la capacidad o no hay nogalenses que puedan administrarlo de manera eficiente que beneficie a la comunidad’, pues vimos que no es cierto, que tenemos toda la capacidad y mucho talento dentro de un gobierno municipal, y nos dimos a la tarea de recuperar ese patrimonio de todos los Nogalenses.

Sobre el parque industrial abundó:

No lo querían regresar, fue una pelea bastante buena, mucha gente creía que lo íbamos a vender, nos acusaban de que no teníamos realmente los intereses de los ciudadanos y les demostramos lo contrario, lo recuperamos, lo estamos administrando, estamos recibiendo mucho más dinero del que recibíamos anteriormente y eso nos ha permitido hacer muchas cosas en beneficio de los nogalenses. Entonces viene el tema del recinto fiscal, que vimos también desde un inicio porque anunciamos el tema del parque y también el del recinto, y como en ese momento no nos tocaba que se venciera la concesión, pues no le pudimos entrar, pero nos interesa mucho en el gobierno municipal, porque sabemos que ese recurso va a ser de gran beneficio para la ciudad de Nogales”.

Pujol Irastorza culminó:

Vemos muchas oportunidades de empleo con mucho movimiento en relación al comercio de las importaciones y exportaciones de la gente que pasa por nuestra ciudad, siempre viendo por las necesidades y cómo las resolvemos, para hacer proyectos y poder pavimentar calles y construir puentes; además, tienes que ir viendo de dónde vas a sacar el recurso, y empezamos a ver todas las carencias que tiene la ciudad y una de las principales son las calles, el bacheo y todas las calles que hace falta que se pavimenten y con base en eso hay mucho de otros temas, como mejorar la recolección de basura y el alumbrado público. Estamos muy contentos porque se logró un proyecto muy importante: la remodelación del periférico Luis Donaldo Colosio, donde prácticamente le estamos cambiando la cara de entrada a México por el municipio de Nogales, una entrada muy importante donde inicia este corredor fiscal”.

Como parte de un ejercicio periodístico Mesa de Análisis Ciudadano nos dimos a la tarea de conocer el sentir de connotados Nogalenses, preocupados por el pobre desempeño llevado a cabo por la compañía Vías Concesionadas del Norte SA de CV sentir que queda plasmado en estas entrevistas.

Hipólito Sedano Ruiz, vicepresidente de Canacintra, Región Pacifico Norte, también le da su respaldo al gobierno municipal para que el corredor fiscal sea parte del patrimonio de la ciudad, siempre y cuando la participación ciudadana tenga mucho que ver en la toma de decisiones, respecto a la canalización y transparencia de los recursos recaudados.

El tema del corredor fiscal es algo que se vio con el entonces administrador general de Aduanas, Ricardo Peralta Saucedo, ahora subsecretario de Gobernación, él estuvo con nosotros aquí en Nogales, y frente al presidente municipal hicimos este planteamiento. Esta no es una ocurrencia de último momento, creemos que ésta puede ser una fuente de ingresos muy interesante, reconocemos que se han logrado en Nogales cambios importantes en esta administración municipal. Como bien lo dice el presidente municipal, la recuperación del parque industrial que por más de 50 años estuvo concesionado, nos dimos cuenta que casi se pueden multiplicar por dos los ingresos para la ciudad; en el caso del corredor fiscal, estamos seguros que para nuestra ciudad pudiera significar el poder triplicar la cantidad que en un momento pudiera estar obteniéndose. El corredor está más que pagado por 20 años de servicio, las casetas de cobro recuperan dinero todos los días y ese dinero sería más útil invirtiéndose justamente en infraestructura fronteriza, en infraestructura para la ciudad de Nogales y para esta región, que se está yendo a otros lugares donde el recurso se convierte en patrimonio para un particular; aquí no, aquí el patrimonio sería para la ciudad«

El alcalde tiene mucha razón con su señalamiento en los temas que han llevado a cabo en su administración. En lo único que debemos de fortalecer es en la participación ciudadana, en donde los ciudadanos seamos capaces y tengamos la oportunidad de levantar la voz, de transparentar los recursos para que éstos realmente se utilicen donde se tienen que utilizar, que las compras que se traduzcan de esos recursos se hagan con transparencia y que los dineros rindan verdaderamente para lo que fueron creados. En un principio se suponía que iba a ser un recinto fiscal y luego se convirtió en corredor fiscal, y luego se convirtió en una carretera con una caseta de cuota, en esos términos es como ha ido progresando. Lamentablemente el servicio que hemos tenido durante los últimos 20 años de concesión ha sido muy desagradable, el servicio no ha sido bueno, tenemos problemas en el servicio de mantenimiento«.

El actual gobierno federal ha estado trabajando y exigiendo un poco más y creo que derivado de ello se ha logrado mejorar en algunos aspectos, pero la realidad es que apenas en un año y medio padecemos de falta de cámaras de vigilancia, falta de alumbrado adecuado, cercas caídas, la posibilidad de muchas personas de sacar mercancías antes de cruzar por el mismo corredor, debido al descuido y al mal mantenimiento. Si está por vencer este contrato, como ya va a ocurrir, debiera pasar como un patrimonio para la ciudad antes de seguir siendo concesionado o antes de seguirse manteniendo bajo cualquier otra condición”.

Sedano Ruiz puntualizó:

“Se requiere abrir nuevas puertas, las puertas de México están muy limitadas contra las puertas de los Estados Unidos, allí se ve muy claramente lo que es un país del tercer mundo, con un país del primer mundo. Podemos ver todas las puertas de acceso que tiene Estados Unidos, contra los pocos carriles que tenemos del lado mexicano. Somos el cuello de botella para cruzar mercancías, cuando deberíamos de ser los más interesados para que esa puerta de entrada sea lo más amplia posible para poder transitar por allí, de manera correcta y adecuada nuestras mercancías, para exportarse hacia Estados Unidos«.

Hay mucho que hacer en ese sentido y verdaderamente es de nuestro interés particular el hecho de que nuestro gobierno federal haga lo necesario. Primero, para recuperar ese espacio que nos corresponde por ubicación geográfica a los nogalenses”.

Contrariamente, el empresario aduanero Juan Carlos Ruiz Campillo asegura que no tiene por qué concesionarse el corredor fiscal a nadie, ni al municipio de Nogales ni algún particular, argumentando que es responsabilidad del gobierno federal, a través de la SCT y la SHCP, que son las dependencias que deben administrar los recursos que se generen en el corredor fiscal y darle mantenimiento a la rúa para estar a la altura de su contraparte en Nogales, Arizona.

Yo no le veo lógica o sentido que el municipio de Nogales quiera tener esa concesión, lo lógico es que no haya concesión, que no haya cobro, que no exista esa caseta porque es un obstáculo, porque es un problema para el desarrollo del comercio internacional, porque es un costo adicional que no tiene por qué estarlo pagando el usuario. Es la autoridad federal, la aduana, la responsable de esa entrada a sus instalaciones. Yo no estoy de acuerdo en que se quite la concesión y se la den al gobierno municipal porque sucede lo mismo, por alguna razón le dio el gobierno a un tercero, que seguramente sería la inversión privada, en un momento que el gobierno federal posiblemente no contaba con los recursos para invertir en infraestructura, y ahora por alguna razón se la quieren quitar, después de 30 años, el problema es que es mucho el tiempo«.

La intención del alcalde puede ser muy buena en este momento, pero no sabemos qué autoridades vienen, no sabemos quiénes van a quedar dentro de tres años o seis años, y allí es donde se empieza a perder el sentido del buen uso y manejo de los recursos para lo que fue creado. Yo creo que está en una situación, ahora que se venza esta concesión, de revisarlo a detalle, ver qué está pasando o qué va a pasar, porque en concesiones tan largas, de 30 años, se pierde el seguimiento por los gobiernos, por los interesados, por los usuarios; sin embargo, se convierte en un tema donde nadie puede hacer nada, donde nadie puede exigir por lo que estamos pagando«.

El empresario aduanero reiteró:

En el corredor se tiene que modernizar la seguridad, no es posible que un corredor fiscal esté delimitado con un cerco de alambre o malla ciclónica, que no existan cámaras, que no existan carriles adecuados para poder tener el control de la entrada y salida de mercancías, el tema de infraestructura, equipamiento, el tema de la caseta, el pago no tiene razón de ser. Y si la van a concesionar, ¿por qué seguir pagando?, ¿dónde están los resultados?, ¿cuánto se genera?, ¿cuánto se invierte?, ¿dónde están los recursos?, no hay transparencia en el manejo de los recursos. Son temas complicados que, aunque nosotros somos usuarios no tenemos ni el poder ni la capacidad para ejercer presión de las personas responsables, entonces, ¿qué hacemos?, pues apoyamos a la autoridad, apoyamos en su momento a los administradores de las aduanas en turno, porque tenemos que facilitarles apoyo para que esto fluya, no para que se entorpezca, no para se haga una bola de nieve. Siguen los aumentos por los transportistas, por el alza de las cuotas, van y bloquean la caseta de cobro y no debe estar permitido, se supone, porque es una entrada de comercio internacional«.

Y Abundó.

Todo esto se viene a reflejar con el consumidor final, ya sea de la industria maquiladora, los agricultores o el consumidor final tú o yo, que compramos un producto que se fabrica, que al incrementar esos gastos se refleja en el precio final. Sí ha habido inversiones, hay un patronato de agentes aduanales muy activo que tiene recursos y que invierte para poder continuar la operación, no para mejorarlo, que no es su obligación, pero hay mucha necesidad de poder mantener lo que hay, los recursos externos, ajenos al concesionario, que es su obligación«.

No veo ninguna autoridad que esté buscando justamente sancionar o revisar cuáles son las obligaciones o cuáles son las causas y las consecuencias o las multas que se le pudieran aplicar al concesionario por no ejercer su obligación”.

El empresario aduanero Juan Carlos Ruíz destaca la inversión que hace muchos años realizó el gobierno de Estados Unidos en la Garita Mariposa en Nogales, Arizona:

La aduana de Estados Unidos invirtió muchos millones de dólares para modernizar su aduana, pero la aduana mexicana se quedó estancada, la diferencia es que tenemos un cuello de botella en el corredor fiscal y la aduana mexicana, tampoco sirve de mucho de lado americano la inversión que se hizo, porque se vuelve a entorpecer el proceso, los tiempos de cruce, las colas, porque a aduana mexicana no está a la par en cuanto a infraestructura y tecnología de la Mariposa en Nogales Arizona”.

Si bien es cierto que no todos los empresarios coinciden en que el ayuntamiento administre el corredor fiscal, en lo que sí coinciden es en que ya no debe permanecer concesionado por tanto tiempo por la falta de mantenimiento, las serias deficiencias en seguridad para proteger las mercancías y la evidente falta de modernización del puerto.

Para Genaro Becerra Álvarez, presidente de la Asociación de Maquiladoras de Nogales (Index), lo importante es que quien pretenda administrar el corredor fiscal debe contar con experiencia y el perfil sobre el ramo aduanero y de comercio exterior.

Que lo administre quien tenga la noción o un conocimiento pleno de lo que se utiliza y de lo que debe ser para el comercio exterior, un conocimiento en materia de lo que es la importación y exportación de cruce fronterizo, de un sistema fiscal y un sistema aduanero, alguien así debería de ser quien administre. Si bien es cierto que la persona que actualmente lo tiene ha batallado mucho para entender los conceptos y seguimos encontrando que las mejoras suceden por los empresarios, no por el concesionario. Sí, por supuesto sería interesante que llegara una administración diferente, pero con el conocimiento pleno de la materia, pero no sé quién, no tengo la respuesta para decirte quién lo debe de hacer. Nogales ocupa como puerto importante de Sonora y de México, alguien que pueda entender de comercio exterior y su logística”.

El presidente de Index Nogales Advierte sobre los Riesgos de perder la certificación comercial con Estados Unidos por falta de mantenimiento del Corredor Fiscal.

La falta de mantenimiento, seguridad e infraestructura en el Corredor Fiscal de Nogales pone en riesgo la certificación de las empresas mexicanas y sus mercancías que cruzan por allí ante las autoridades de aduana de los Estados Unidos, asegura el represente de Index, Genaro Becerra.

Es cierto, es una molestia ir del sur al norte… claro que sí; sin embargo, quisiéramos hacer más expedito el tema de la importación y exportación. En este momento las empresas se mantienen trabajando a pesar de la pandemia, a pesar de todo lo demás, con una activación del 85 al 90 por ciento. En el recinto fiscal las empresas maquiladoras requieren de mantenimiento constante, algunas áreas se tienen que rediseñar por una cuestión de aglomeración, poner medidas de seguridad que son muy importantes para la industria, puesto que está en juego su certificación ante la aduana de Estados Unidos y la propia aduana mexicana. La mercancía no debe de ponerse en riesgo por ningún motivo, porque perdemos una certificación, perdemos una confianza para los clientes de Estados Unidos, básicamente. Cuestiones de seguridad son importantes, estamos avanzando también con la instalación de cámaras”.

Se debe estar a la par de la aduana de Nogales, Arizona, propone Genaro Becerra:

“Nogales es un puerto muy importante de la entrada y salida de productos del comercio exterior, hagamos una comparación muy sencilla, la aduana de Estados Unidos, en comparación con la aduana de México, al puerto fronterizo, es una diferencia muy tremenda. Ahí te das cuenta muy fácilmente: Estados Unidos con más de 20 puertas para cruce de personas y vehicular, más la parte de lo que es el comercio exterior. De acuerdo, ocupa mucha inversión de la parte mexicana, el recurso no sé cómo se destina ni cuánto se cobra por el peaje y todo lo demás, pero la verdad sí se ocupa allí una inversión importante de parte de la autoridad y de quien sea el responsable de realizar esa inversión”.

Y destacó lo siguiente:

En Nogales tenemos 105 empresas maquiladoras, que su diario trabajar es la importación y la exportación, y en medio de eso la manufactura; puedo comentar que por ese corredor fiscal, al año, cruzan de 334 a 350 mil camiones cargados entre hortaliza y lo que es la manufactura por parte de la industria Index. El 53% es la hortaliza y el 47% es la industria maquiladora. Por Index, que es la que nos corresponde a nosotros, tenemos más de dos mil millones de dólares al año en exportaciones, con un flujo de 850 a 1,000 camiones diarios en importación, y dentro de esos mismos camiones, mercancía que es utilizada por la industria manufacturera y al momento de transformarse esa mercancía se exporta. La exportación es entre 350 a 500 camiones diarios por medio del sistema aduanero y todo lo demás”.

El Corredor Fiscal de Nogales en la política actual sonorense y su influencia en el proceso electoral 2021.

Tanta es la influencia y el interés del Corredor Fiscal de Nogales por los recursos que genera para los grupos de poder político cercanos al concesionario, que los medios de comunicación de Nogales destacan que el actual administrador morenista de la aduana, Juan Francisco Gim Nogales, aparentemente se reunió con el operador político del gobierno estatal Humberto Robles Pompa, primo del secretario de Gobierno de Sonora, Miguel Pompa Corella, y otros diferentes líderes de partido opositores a Morena en Nogales, con miras al próximo proceso electoral. Aqui la liga de la columna Charlas de Charles donde se habla de la reunión.

Posted by Raymundo Estrada Charles on Monday, September 7, 2020

Pero ¿Si hubo tal reunión, no podemos asegurarlo? Ya que el administrador de aduanas tiene «un hermano gemelo quien es idéntico fisicamente a él y pudo haber sido confundido», ademas de contar con una gran amistad con Robles Pompa.

Sin embargo, Juan Francisco Gim Nogales, está en la pasarela de aspirantes, quien sin duda conoce la operatividad y los millones de pesos que se generan en el recinto fiscal de Nogales; y también a Miguel Abed Schekaiban, el concesionario. En un contexto donde existe la intención del Gobierno federal de que el ayuntamiento de Nogales sea quien administre el corredor fiscal por la importancia económica que representa.

Otro personaje cercano a los intereses del concesionario Miguel Abed y a Manlio Fabio Beltrones, es Pedro Ángel “El Caballo Negro” Contreras exdirector del ISSTESON, quien recientemente promovió que la cuatro carriles vuelva a ser concesionada al estado de Sonora, apostando que conservarán la gubernatura como se realizó en los tiempos de los exgobernadores Manlio Fabio Beltrones y Armando López Nogales, medida que implicaría que sea el mismo grupo de intereses creados en los tiempos del PRI-Gobierno en Sonora, quienes la vuelvan administrar, tanto la 4 carriles y no soltar también el recinto fiscal de Nogales.

Es evidente que los usuarios del Corredor Fiscal de Nogales, después de lo expuesto en este reportaje, exigen un mejor servicio. No obstante, el concesionario ha tenido oídos sordos durante 30 años, a pesar de lo estipulado en el contrato de concesión que realizó con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para las labores de mantenimiento, seguridad e infraestructura, de manera que la aduana mexicana y el recinto fiscal sean más eficaces y expeditos para el cruce del comercio internacional, y poder así estar a la par de su vecina, Nogales, Arizona, dada la importancia que representa para la región, el estado de Sonora y el país. Es por ello que el gobierno federal deberá tomar las acciones correspondientes, dada sus facultades constitucionales, para defender los intereses de la nación y no de un grupo de poder económico.

Después de las declaraciones del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, en donde se compromete a erradicar el modelo neoliberal de las instituciones del país, en el cual los concesionarios de las vías de comunicación encontraron cobijo a lo largo y ancho del territorio mexicano, en los gobiernos del PAN Y PRI, éstas deberán llegar a su fin con una nueva administración en las aduanas y puertos del país concesionados.
Por su parte, el Congreso de la Unión deberá impulsar iniciativas para derogar todas esas leyes y candados legales construidos en los gobiernos Priistas y Panistas para apoderarse de los bienes y servicios de la nación, como el Corredor Fiscal de Nogales.

Para los ciudadanos es también importante estar más atentos para defender los verdaderos intereses de la nación, como lo es el Corredor Fiscal de Nogales, donde los recursos que de él resulten deberán favorecer a la mayoría de la población; para lo cual deben ser vigilantes de las acciones del gobierno y sobre todo que la participación ciudadana sea el eje central las decisiones del gobierno.

Agradecemos a los colegas periodistas Ruben Ruíz y Manuel Jimenez Briseño su colaboración para la realización de este reportaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.