El Codigo ¡Adios Amigo!

Manuel Fernando López

Así fue Martín

De una pieza, un hombre de pies a la cabeza, tanto que el ejército terminó por pulir sus cualidades: disciplina, lealtad y honor.

Lo último le sobraba porque nació basto del mismo: por si las anteriores cualidades no fueran suficientes, supo ser amigo, tanto, hasta el sacrificio de ver llorar a su familia por tal devoción
Cada guardia era su hermano; con ellos , pasó navidades, años nuevos, cumpleaños y todos eventos normales para cualquiera, pero no para Martín.
En mis recuerdos – y son muchos—siempre y para siempre, estará su imagen junto a la de otro enorme amigo –más de él si se quiere—Claudio Huidobro Cárdenas, luchadores por la dignidad del guardia de seguridad.
Hombres y mujeres, la mayoría ignorantes de sus derechos laborales; nobles, tan solo deseosos de llevar el pan a sus casas; noches y días sin fin de jornadas mal pagadas y la mayoría de las veces menospreciados por su humilde condición; pero primeros en la línea del deber.
Estos fueron el gran motivo del gran soldado, alejado de reflectores, de la rapiña de liderazgos sindicales: el trabajador, siempre el trabajador fue su mística y, con esta devoción partió a un mundo en el cual debe estar bien porque fue un hombre bueno.
Con cuanto amor contemplaba todo homenaje a la bandera y a los símbolos patrios; fue soldado y como tal murió: en la lealtad y honestidad.
Martín; más allá de las estructuras sindicales y de otras prácticas en contra de sus amados guardias, lanzaba a éstos a las calles para defender sus derechos.

Así fue Martín
¡Descansa en paz Martín Valenzuela Ruelas!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.