A Dios lo que es de Dios y lo que es del Cesar al Cesar: Dijo El Peje

Carlos Armando Briones Armenta

A que se refería el presidente; y es que sabias fueron palabras de Yahsua (Jesús) cuando le preguntaron el por qué pagaba con una moneda con el símbolo del emperador romano Cesar Augusto. En su respuesta corta Yashua connotaba que su actividad teológica y de predicación no le daba el privilegio de exentarlo en pagar por cualquier producto o servicio como cualquier otro judío o romano de aquel tiempo. Pero al mismo tiempo advertía, al ser un hombre muy popular a quien lo seguían las masas, que revolver su actividad de predicación con la economía romana podría convertirle en un millonario pero al mismo tiempo en un traidor a Dios y a sus seguidores.

Ese es el peligro al que Andrés Manuel López Obrador se refirió cuando se revuelve la actividad política con la empresarial. Y es que la complicidad fue tal que empresarios sin escrúpulos en complicidad con ex presidentes del PRIAN se chapulinearon al sector privado para tejer una red de complicidades, con el solo objetivo de ordeñar las paraestatales Pemex y CFE usando el poder del estado.

Dichos ex funcionarios quienes actualmente prácticamente están al servicio de compañías saqueadoras y que sus cargos políticos que ostentaron fueron para que estratégicamente construyeran el andamiaje estructural, político y jurídico para proteger a dichas empresas; ahora todavía pretenden secuestrar a las paraestatales con contratos leoninos, subsidios y privilegios.

Obviamente ni el presidente ni los mexicanos lo debemos permitir, incluso muchos empresarios estarían en contra, quienes por muchos años fueron relegados en las licitaciones y contratos de la obra pública por la competencia desleal de empresarios-mimetizados de funcionarios o viceversa.

Otro aspecto importante que se exhibe es la injerencia de empresas canadienses y estadounidenses en explotar los recursos del país de manera ilegal con ayuda de traidores a la patria como le llamó una vez el Peje al Borrego Ernesto Gándara por aprobar curiosamente la reforma energética. Empresas que deberían ser boletinadas y multadas internacionalmente por cometer actos de corrupción como la brasileña «Odebrecht».

Sin embargo hábilmente el presidente Andrés Manuel en su discurso mañanero  no entró en una confrontación directa con ellas, si no proponer renegociar los contratos los cuales sin duda tienen en una situación de quiebra a Pemex y la CFE.

En el caso de Sonora donde también un sector empresarial tiene secuestrada las licitaciones de la obra pública y los recursos naturales en muy posible complicidad con el estado, también se debería hacer algo al respecto, y como prueba esta el sector pesquero de peñasco, la ganadería como es el caso de la Unión Ganadera Regional de Sonora y la minería. Aclaramos que no se trata de una casería de brujas pero si erradicar estas prácticas de que los políticos se conviertan en empresarios y los empresarios en políticos en perjuicio de la sociedad sonorense. O sea lo es de Dios es de Dios y lo que es del Cesar al Cesar como lo recordó el Peje.

En el análisis del discurso «El Peje» marca agenda.

Al respecto en el análisis del discurso la contra comunicación que ha implementado el presidente de México en sus conferencias mañaneras prácticamente está despedazando el metamensaje. semiótico al discurso televisivo y financiero de los grupos que ostentaban el poder, quienes reiteradamente culpaban a la política económica internacional, los gasolinazos, al dólar y la inflación como los principales males que provocaban el estancamiento económico y que el populismo de izquierda al que refieren no es la solución para sacar el país delante de su atraso económico.

Ahora el discurso semiótico cambia y personajes financieros de cuello blanco como Felipe Reyes Heroles o el tecnócrata de Alfredo Díaz Ayoub, son la imagen y el símbolo de la corrupción y la piedra en el camino que se debe quitar a patadas como decía Eduardo Bours.

Sin duda el estilo de comunicar de Andrés Manuel pone el jaque a tales grupos y marca un precedente. Primero porque los noticieros de la televisión controlada ya no construyen la agenda como antes lo hacían los ex presidentes delegando su responsabilidad a las televisoras conformándose en ocultar o matizar la información. Ahora es el propio presidente de la nación quien la marca en base a hechos reales y apoyándose en periodismo más profesional y como ejemplo está es el caso de «Animal político» medio electrónico que exhibió a funcionarios de la cuarta transformación involucrados en la estafa maestra y que trascendió en una acción de gobierno con su despido.

Sin reconocer que es un experto en la materia en materia de comunicación en los hechos  el contradiscuso de Andrés Manuel López Obrador penetra o impacta más en la más profunda subjetividad de la mayoría de los mexicanos y por lo tanto en la opinión pública que en un futuro reciente electoralmente por lo pronto le cobrará factura al PRIAN muy posiblemente en las próximas elecciones.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.