“No sal­dre­mos a desprestigiar a nuestros adversarios”: Cé­li­da Ló­pez

Por Cé­sar Frai­jo Sing

Her­mo­si­llo, So­no­ra (RN).- La dipu­tada por Mo­re­na en el Congreso del Es­ta­do anuncia que pedirá licencia para se­pa­ra­se del cargo este 26 de marzo y competir por la Presidencia mu­ni­ci­pal de Her­mo­si­llo, ase­gu­ra que su campaña no será de desprestigio al ad­ver­sa­rio.

La le­gis­la­do­ra por el Dis­tri­to Elec­to­ral II con ca­be­ce­ra en Puer­to Pe­ñas­co, co­men­tó que la suya es una “can­di­da­tu­ra de uni­dad” de la coa­li­ción “Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria que in­te­gra Mo­re­na, PT y PES, solo es­pe­ra que se le en­tre­gue el dic­ta­men de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Elec­cio­nes de su par­ti­do.

“Pe­di­ré li­cen­cia en los pró­xi­mos días para que ya sur­ta efec­to, ten­go que se­pa­rar­me de mis fun­cio­nes 90 días an­tes de la elec­ción, este miér­co­les es la úl­ti­ma se­sión que es­ta­ré como dipu­tada lo­cal en fun­cio­nes, en­tra mi su­plen­te Mar­ta Ca­ma­cho del Gol­fo de San­ta Cla­ra”, ex­pu­so la le­gis­la­do­ra.

Re­ve­ló que Mo­re­na está en el se­gun­do lu­gar en las en­cues­tas en Her­mo­si­llo, no muy ale­ja­dos del PRI que está en pri­me­ra po­si­ción, “creo que en la cam­pa­ña va­mos a ser ca­pa­ces no so­la­men­te de em­pa­tar­los, sino de re­ba­sar­los…”

Ase­gu­ró que has­ta el 18 de mayo da­ría a co­no­cer sus pro­pues­tas como can­di­da­ta sin even­tos don­de pa­re­cen que par­ti­ci­pan ar­tis­tas y agre­gó:

“No te­ne­mos la in­ten­ción de sa­lir a des­pres­ti­giar a nues­tros ad­ver­sa­rios; por el con­tra­rio, es­toy con­vo­can­do a que se haga un do­cu­men­to con to­das las ideas y to­dos las pro­pues­tas de los can­di­da­tos y que este sea el Plan Mu­ni­ci­pal de Desa­rro­llo que cons­tru­ya­mos en­tre to­dos”.

So­bre los de­ba­tes que está or­ga­ni­zan­do Ca­na­co-Her­mo­si­llo, Ló­pez Cár­de­nas ase­gu­ró que acu­di­rá al con­vo­ca­do este 21 de mayo, para dar la cara y de­fen­der la pro­pues­ta de go­bierno de Mo­re­na, que es el úni­co pro­yec­to que re­pre­sen­ta la es­pe­ran­za de Her­mo­si­llo.

Deja un comentario