Última fase en declaratoria de alerta de Género “Imperó la desinformación, la rigidez y la imposición”: Mercedes Zuñiga

Renuncia como parte del grupo de trabajo para no ser usada como estrategia del gobierno estatal.

Las múltiples irregularidades observadas en la última fase del procedimiento para la solicitud de declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en Sonora, llevó a la doctora Mercedes Zúñiga Elizalde a presentar su renuncia como parte del grupo de trabajo creado para analizar la situación en la entidad.


La investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo de El Colegio de Sonora destacó que el grupo de trabajo no tuvo conocimiento ni se le notificó de manera oficial (ni extraoficial) acerca de la resolución de la Secretaría de Gobernación sobre la no procedencia de la alerta de violencia de género para el municipio de Cajeme.

“La norma que el grupo estableció desde un inicio a su interior, de mantener un canal de comunicación e intercambio permanente de borradores de documentos y resoluciones gubernamentales, posibilitaron en el pasado llegar a acuerdos consensados sobre cada uno de los aspectos requeridos para facilitar nuestro quehacer, tanto en cuestiones de logística como de organización y procedimiento, porque lo que imperó siempre fue el debate libre sin coacciones ni apremios de tiempo, la exposición de argumentos y el respeto por las ideas y las personas que integramos el grupo. Esta norma se rompió en esta última fase, donde imperó la desinformación, la rigidez y la imposición”, dijo.

Como académica y estudiosa de la violencia de género contra las mujeres en el estado y otras regiones del país, aseguró, le resulta imposible llevar a cabo el compromiso obligado para con la sociedad, y las sonorenses en particular, dadas las condiciones que imperaron en la última fase del proceso de investigación.

Zúñiga Elizalde agregó que en esta última etapa el tiempo dedicado a la discusión respecto al avance de las 12 recomendaciones que se hicieran al gobierno del estado, fue breve y el grupo de trabajo estuvo presionado a concluirlo en ese día, sin dar oportunidad a una mayor reflexión al respecto como había sido la tendencia en todas las reuniones de trabajo previas.

Además no todas las personas del grupo de trabajo consultaron todas las evidencias que presentó el estado ni están actualizadas o desconocen la situación de violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes que prevalece en la entidad.

“Como estudiosa y conocedora de la violencia que experimentan las niñas, adolescentes y mujeres en la entidad y otras regiones del país, he identificado un agravamiento del problema y diversificación de las modalidades en las que se presenta. La violencia feminicida, la de pareja y familiar, las desapariciones y la violencia sexual son, entre otras, las problemáticas que se han agudizado de manera inusitada en los últimos dos años, al igual que los homicidios en general de mujeres”, sostuvo.

El diagnóstico que se presentó en 2015 en el Informe del Grupo de Trabajo conformado para estudiar la solicitud de alerta de violencia de género para las mujeres en el municipio de Cajeme, Sonora, prevalece, detalló, pero la incidencia, modalidades y gravedad de las violencias se han agudizado y el gobierno del estado de Sonora no cuenta con una estrategia emergente que la prevenga y la combata.

Shortlink:

Deja un comentario