AYUDA ‘GOLES QUE ALIVIANAN’ A JOSÉ ANTONIO QUE VOLVIÓ AL BUEN CAMINO POR AMOR A SUS HIJOS

Los goles del equipo MR Pumas benefician con una televisión y un apoyo para el pago del recibo de la luz a Carlos Antonio Burrola, quien es padre y madre para sus tres hijos.

“Carlos Antonio es un ejemplo de cómo el amor por los hijos nos lleva a esforzarnos para sacarlos adelante a pesar de las limitaciones”, dijo Pano Salido.


El día a día de Carlos Antonio Burrola no es nada fácil; pero dentro de su rutina, este Día del Padre fue muy diferente, al ser escogido por el equipo de MR Pumas como beneficiario del programa “Goles que Alivianan”, que promueve Epifanio “Pano” Salido.

Una televisión y un apoyo en el pago del recibo de la luz serán de gran ayuda para Carlos Antonio, que poco a poco encuentra la manera de poder salir adelante junto con sus tres hijos, para los que es padre y madre.

Pano Salido mencionó que “Goles que Alivianan” ayuda un poco en las necesidades más apremiantes de quienes más lo necesitan, por lo que seguirán impulsando este tipo de programas.

Un ejemplo de que sí se puede

“Carlos Antonio es una persona admirable que ha tomado el papel de padre y madre por el gran amor que siente por sus hijos, algo que todos deberíamos tomar como ejemplo”, subrayó Pano Salido.

Un gran motor

Angelita, María Guadalupe y el pequeño Ian, son el motor que impulsa a Carlos Antonio a trabajar de lunes a viernes, de 7 y media de la mañana a seis de la tarde, en una empresa constructora.

Tener a sus hijos con él fue un largo proceso. Durante tres años luchó para recuperarlos de la Casa Hogar Unacari, a donde habían sido enviados a causa de un problema de drogadicción al interior de su hogar.

Para poder volver a tener a los niños, Carlos Antonio tomó la decisión de dejar las drogas, lo que hizo con gran determinación; además de someterse a pruebas antidoping para convencer a los funcionarios del DIF que eso ya era cosa del pasado.

“Nunca di mi brazo a torcer y poco a poco me los fui ganando a ellos (funcionarios) y a los niños. Esa es mi situación. Si batallo, pero como dicen Dios aprieta pero no ahorca, paso a paso voy saliendo adelante con ellos”, dice.

“No voy a negar que sí le hice a la droga, pero ahora cero borracheras, cero loqueras; eso ya quedó atrás gracias a mis hijos”, añade. “Ellos son mi ‘droga’, mi vida, son mis ojos y poco a poco los voy a sacar adelante mientras mi Dios me preste vida”.

Su esposa fue atrapada por el “Crystal” y aunque cuenta que se siente triste de que haya preferido la droga que a sus hijos, no la juzga y espera que pueda recapacitar a tiempo.

Repite la historia de su padre

La situación que vive Carlos Antonio actualmente, no le es desconocida. Su padre tuvo que criarlos solo a él y a sus hermanos tras el abandono de su madre.

Ahora se queda toda la semana con Ian, el menor de casi cuatro años, quien se queda a cargo de su hermana mientras el trabaja. Angelita (7 años) y María Guadalupe (9) están de lunes a viernes en el Albergue Sagrado Corazón en la colonia 5 de Mayo y vienen a su casa el fin de semana.

Su sueldo de mil 200 pesos a la semana, que se ve reducido después del pago de un crédito de Infonavit con el que sacó una casa en Las Minitas apenas le alcanza para sobrevivir, pero no se queja.

“Es algo pesado, pero yo no puedo fallarle a los niños, así que tengo que echarle todas las ganas porque les quiero demostrar que puedo sacarlos adelante. Algún día espero poder tenerlos conmigo todos los días para que crezcan junto a mi”, comenta.

Shortlink:

Deja un comentario